El riego por goteo ha aumentado la producción de cultivos alimentarios y los ingresos de los pequeños agricultores que han decidido implementarlo, pero en ocasiones encontramos que por diversas razones estos trabajadores del campo no están sacando todo el provecho al sistema de riego instalado. Hoy hablaremos sobre dos ventajas adicionales para su conocimiento: la “Fertirrigación” y la “Insectigación”.

La Fertirrigación se trata de agua y fertilizante combinados para optimizar el rendimiento de los cultivos. Comentemos algunas ventajas de su sistema de riego por goteo para este propósito:

  • Todos los nutrientes en forma soluble se encuentran listos para ser absorbidos por las plantas inmediatamente después de la aplicación.
  • Otorga control al productor, la aplicación de nutrientes y agua es más precisa, localizada y controlada, haciendo un mejor uso de los recursos.
  • Reduce ampliamente la evaporación del suelo y las pérdidas por percolación, lo que trae una reducción significativa de las necesidades netas y brutas de agua.
  • El control de las dosis de aplicación de fertilizantes es más fácil y completo.
  • Reduce la proliferación de malas hierbas y/o maleza en las zonas no regadas.
  • Disminuye la compactación del suelo.
  • La distribución de nutrientes se realiza conforme a las necesidades de la planta y en la forma química adecuada.
  • Proporciona la solución nutritiva adecuada según el estadio fenológico del cultivo.
  • Reduce de forma importante el impacto ambiental.
  • Es el sistema más eficiente en términos de usos de agua (90% de eficiencia) con un peligro mínimo de dispersión de plagas y enfermedades.

Existen una gran cantidad de fertilizantes que usted puede utilizar en programas de fertirrigación, esto dependerá de las características del suelo, el diagnóstico de su terreno y el tipo de cultivo. Mencionemos algunos de los más utilizados y sus ventajas:

 

FERTILIZANTE

CARACTERÍSTICAS

Nitrato amónico 33.5% N

Es el abono sólido más empleado en fertirrigación, para el cultivo en suelo es un fertilizante cuyo empleo ofrece muchas ventajas, es acidificante, de gran riqueza y la forma amónica es retenida por los coloides del suelo.

Urea 46% N

Es el fertilizante nitrogenado de mayor riqueza, con un 46% de nitrógeno en forma amídica, que debe pasar a ion nitrato para ser absorbido por el cultivo.

Nitrato potásico 13-46-0

Es la fuente potásica más utilizada en fertirrigación. Frecuentemente se cubren las necesidades de potasio con el uso exclusivo de este fertilizante.

Sulfato potásico 50-52% K2O y 46.5-47.5% SO3

Es el segundo abono potásico más ampliamente utilizado. Su empleo viene motivado principalmente por situaciones de carencia potencial de azufre o por necesidades de abonado potásico sin incrementos en el aporte de nitrógeno.

Nitrato cálcico 15.5% N y 27% CaO

Es un fertilizante muy empleado en fertirrigación. El suministro de cantidades de calcio adicionales a las presentes en el agua de riego resulta a veces beneficioso ante excesos relativos de sodio (para prevenir la degradación de la estructura del suelo) y de magnesio o para prevenir fisiopatías ocasionadas por deficiencia cálcica tales como el blossom end rot (podredumbre apical) de tomates, pimientos y melones, el tipburn de lechugas o el bitter pit de manzanas.

Nitrato de magnesio 11% N y 15.7% MgO

Este abono se debe emplear ante situaciones de potencial carencia de magnesio.

Sulfato amónico 21%N y 58% SO3

Este abono se debe emplear ante situaciones de potencial carencia de azufre.

Sulfato de magnesio 16% MgO y 31.7% SO3

Es la fuente de magnesio empleada en fertirrigación ante situaciones potenciales de carencia magnésica, ya que se aporta el magnesio adicional necesario sin modificar el equilibrio NPK.

Fosfato monoamónico 12% N y 60% P2O5

Es el abono fosfatado sólido más empleado en fertirrigación pero su empleo está siendo cada vez más desplazado por las múltiples ventajas que supone la utilización de ácido fosfórico como fuente de fósforo.

Fosfato monopotásico 51% P2O5 y 34% K2O

Es un abono de excelentes cualidades físico-químicas y nutricionales, pero con un precio muy elevado.

Cloruro potásico 60% K2O

Es un fertilizante de gran riqueza en potasio, pero con el inconveniente de aportar gran cantidad de cloruro, con lo que su uso queda restringido a aguas de buena calidad, con niveles de cloruros nulos o muy bajos.

Cloruro sódico

Se utiliza en situaciones concretas de agua de muy baja CE en cultivos como tomate, que requieren CE relativamente altas para favorecer procesos de maduración, firmeza de la fruta y, sobre todo, elevación de su contenido en azúcares.

BIOL

Es un compuesto o abono orgánico liquido de origen animal (estiércoles, guanos y humus) o vegetal (restos de cosecha y otros), obtenido a partir de la descomposición anaeróbica. El BIOL también se puede obtener a partir de la basura orgánica.

Pasando ahora a la insectigación, empecemos por explicar primero que se trata de un método efectivo para el control de plagas utilizando nuestro sistema de riego por goteo. Trabaja de la misma forma que la fertirrigación, pero es necesario enjuagar el sistema de riego después de utilizarlo. La insectigación por medio del goteo también ayuda a prevenir la transmisión de enfermedades comparado con el riego de aspersión, y no existe la posibilidad de la dispersión de pesticidas.

 

¡Cuide su sistema de riego!

  • Hay que tomar medidas para evitar daños en las mangueras o cintas y la formación de sedimentos. Las partículas finas de suelo u otros materiales pueden obstruir los emisores si no se usa un filtro para eliminarlas del agua de riego. Las algas y los depósitos químicos también pueden formar obstrucciones en los emisores.
  • También debe prestar atención a las mangueras, los agujeros pueden aparecer de forma imprevista debido a daños causados por insectos, animales o herramientas. Revise sistemáticamente las mangueras para buscar daños físicos.
  • Si la tasa de flujo de agua se disminuye durante la temporada podría indicar que hay obstrucciones en las mangueras, y esta situación puede causar daños graves a los cultivos. Además de limpiar el filtro, una manera de minimizar la formación de obstrucciones es la limpieza regular de las mangueras y el uso de cloro en las mangueras.
  • Una vez al mes, destape el extremo de las mangueras y permita que el flujo fuerte de agua arrastre los sedimentos y limpie las mangueras.
  • Limpie las mangueras por grupos y no todas al mismo tiempo.
  • Ya que el crecimiento de algas y la actividad biológica son más rápidos durante el verano, normalmente se limpian las mangueras con cloro cada dos semanas durante esta temporada.

Si está interesado en nuestros sistemas de riego no dude en contactarnos, estamos listos para darle la mejor asesoría y entregarle productos de excelente calidad y rendimiento.