Los fenómenos climáticos son una amenaza constante para los agricultores, generando pérdidas año tras año que se pueden mitigar tomando las precauciones necesarias. Quisiéramos abarcar hoy uno de esos fenómenos: las heladas.

Todos los agricultores estamos expuestos a que una helada arruine nuestro cultivo, esto sucede cuando la temperatura del aire baja a cero grados centígrados (0°C) o menos, y es medida a una altura de entre 1.25 y dos metros por encima del nivel del suelo. Se puede producir la congelación si el agua dentro de la planta pasa de líquido a hielo, y el tejido puede sufrir daños severos según la tolerancia adquirida o inherente de cada especie vegetal. Incluso Algunos cultivos frutales, hortícolas y ornamentales experimentan daños fisiológicos cuando están sometidos a temperaturas por debajo de +12,5 °C, bastante por encima de las temperaturas de congelación, lo que se considera un daño por enfriamiento, no por helada.

Existen productos que toleran mejor las temperaturas frías, incluso las heladas, y que podemos sembrar durante las épocas de invierno para mitigar el riesgo de perder nuestra cosecha, aquí enlistamos algunos ejemplos:

PRODUCTO CARACTERÍSTICAS
Espinaca Es sensible a la sequía, que le hace subir a flor rápidamente. Por el contrario, resiste bien las heladas bastante fuertes, es ideal para sembrar en invierno.
Puerro Es particularmente resistente al frío, lo que le permite pasar el invierno sobre el terreno. Cuando los inviernos son muy rigurosos, las heladas pueden llegar a destruirlo, pero esto no es frecuente en nuestro clima.
Ajo No se hiela nunca, pero no le gusta el exceso de humedad por lo cual no lo plantaremos en tierra húmeda que drene mal.
Zanahoria No tiene exigencias particulares, por lo que puede cultivarse todo el año.
Guisante Es relativamente resistente al frío, soporta heladas suaves y germina a una temperatura relativamente baja, pero le afecta mucho la sequía, por lo que prácticamente no puede cultivarse en los meses más cálidos.
Cebolla No tiene exigencias particulares se da bien en todos los climas.
Chirivía No tiene exigencias particulares, resiste mucho el frío, pero es un poco sensible a la sequía.

 

Las plantas resistentes a las heladas generan jugos celulares que hacen descender el punto de congelación en el interior de los tejidos vegetales, pero para que este mecanismo de defensa pueda activarse, la planta necesita estar bien hidratada, sin embargo, recuerde que NO debe realizar el riego durante la helada, ya que esto causará daños en los tejidos y las raíces de las plantas.

Y sobre las semillas:

En las últimas décadas se han identificado numerosos genes, como los denominados genes COR (cold responsive), que participan en el proceso de aclimatación y permiten a la planta tolerar las bajas temperaturas. En el maíz, por ejemplo, la variedad CIEA-9 presentó la mayor resistencia genética, soportando congelamiento por 8 horas sin que esto afectara su desarrollo. Existen muchas entidades estudiando el tema y debatiendo sobre las ventajas y desventajas de introducir de forma masiva semillas modificadas para que resistan fenómenos climáticos, plagas y demás amenazas, encontrando grandes avances en semillas muy resistentes a la sequía. Se espera que en los próximos años los agricultores en América latina tengan acceso a semillas de mejor calidad, rendimiento y resistencia sin que esto afecte la salud del entorno ni la continuidad de especies nativas en el planeta.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *